Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

domingo, 28 de junio de 2015

Tsipras entrega Grecia a Rusia y Pedro Sánchez/Pablo Iglesias entregarán España a Irán.


Alexis Tsipras, primer ministro griego,  ha anunciado el cierre de los bancos griegos y el establecimiento de un control de capitales para evitar las salidas masivas de dinero del país. Las entidades permanecerán cerradas hasta  el  7 de julio y el límite en cajeros desde el próximo martes será de 60 euros, pero todos los cajeros estarán fuera de servicio.

Por otra parte, Skai, la televisión griega  ha anunciado que Alexis Tsipras convocará una consulta popular, en principio, fijada para el 5 de Julio, sobre el borrador de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). No habrá tal referéndum ya que los ánimos en Atenas están como apartarse.

Evidentemente habrá daños colaterales, el dracma se devaluará en hasta un 90%, las bolsas europeas sufrirán importantes caídas, etc. Pero todo esto se ajustará en un corto período de tiempo. Ahora bien, los griegos lo pasarán muy mal. Aun hoy, el loco de Tsipras convoca una huelga contra la austeridad, o sea, más gasto con libertad de partidas, o lo que es lo mismo, sin justificar. Sus socios, los terroristas Pablo Iglesias y Pedro Sánchez, le apoyan.


En definitiva, una amenaza a las finanzas mundiales, cuando Grecia solo representa el 1.8 del PIB de la CEE, o sea, nada. Por lógica, si el comité de la UE aprueba otro rescate o hace una quita a país Heleno tendría que hacer más de lo mismo con España, Portugal, Italia,  Francia y algunos países más que se sumarían.

No se puede obviar este comparativo. La Izquierda radical, Yihadistas, Syriza, Podemos, PSOE, castristas y chavistas o lo que es igual Cuba, Venezuela, Argentina, Grecia y España. La elección es como para pensar meditando.

En unos días, Rusia echará un cable en forma de ayuda económica a Grecia, tampoco nada del otro mundo, ya que la economía rusa está peor que mal, pero Tsipras  habrá cumplido su cometido que no era otro que entregar el país que gobierna a Putin para que siendo este medio dueño de Grecia pueda montar su centro de operaciones logísticas y militares.

El mismo o parecido modus operandi utilizarán los morados de Podemos y PSOE  para entregar España a los iraníes con reserva para los bolivarianos. A estos innobles, aburridos y mercenarios, no les interesa ni el poder ni la política, solo el dinero que obtendrán por la venta de España.

sábado, 27 de junio de 2015

Por Ley, Podemos y PSOE tienen que censurar abiertamente los atentados de ayer, ¿Por qué no se les obliga?


La capacidad para matar, torturar o desviar la atención de los pobladores del mundo que tienen los yihadistas y aprendices de la Yihad como Izquierdas radicales, bolivarianos en la oscuridad o discípulos del espíritu de fe musulmán como Podemos, PSOE –socios de coaliciones para formar gobiernos-  y gente de mal vivir que su entorno. Son magos verdaderos magos del terror y ¡YA¡ sin más demora corresponde al Gobierno cortar los huevos y mandar su masa ósea para un exhaustivo análisis en el Tibet.

Lo de ayer, solo es el principio de lo que viene y no es el fin. Como habréis visto nadie de podemos ha condenado los atentados y el Pte. del PSOE los ha condenado de aquella manera y a la fuerza. Esos que escriben en sus manos “ODIO” que son partidarios del Holocausto, que tienen como referencia la masacre y la tortura en Venezuela; no, ni un minuto más pueden estar entre los vivos de España.


¿Quién no recuerda los atentados del 11M? hecho por el que ganó las elecciones el PSOE. Toda aquella barbaridad fue obra de los yihadista en colaboración con  ETA/Bildu, justo a estos asesinos quiere “”rejuntar”” la banda de Ponemos, aunque tiene su explicación son los mismos y se apoyan para formar gobiernos. Si estando separados ya están de sobra en esta vida,  reagrupados pueden ser más efectivos, si cabe, para matar y ya si forman parte del Gobierno las acciones de Maduro serían de broma, comparadas con las que harán ellos.


Si Podemos y PSOE no censuran abiertamente los atentados de ayer, la UE debe tomar cartas en el asunto. Para mi que Rajoy está incapacitado y debe mostrar a los españoles. los informes del CNI donde se advierte del peligro de banda de Pablo Iglesias y la división del PSOE en favor de dicha banda, por ejemplo, Bono pactó con Podemos hace dos años, a cambio de “perdón” judicial. 

viernes, 26 de junio de 2015

El descanso es tan necesario como complejo. En verdad, ¿escuchas los mítines de la campaña electoral?


El descanso, descansar es tan necesario como complejo. Pero sin un buen descanso, físico y mental, no hay motivación. no hay ideas, no hay ilusión, no hay energía, no hay espíritu de lucho, no hay creatividad, no hay empresa ni proyecto ni tareas ni estudio ni aprendizaje ni formación, no hay nada.

Eso de “dormir es para débiles” creo que es  una de las mayores estupideces que se pueden escuchar hoy día. Dormir es de inteligentes, porque con un descanso adecuado estás invirtiendo en ti. El primer y gran beneficiado de descansar bien siempre eres tú. El reto no es ver quién aguanta más con los ojos abiertos, sino sacar lo mejor de nosotros mismos, hacer las cosas mejor, vivir mejor.

Pero como dije anteriormente, no es tarea fácil más bien demasiado compleja, además,  no siempre supone detenerse. No está claro que lo favorezca el carecer de toda ocupación. Se hace preciso descansar de lo que no es capaz de ser ni siquiera monotonía, ni nunca acaba por ser lo habitual. Descansar, no solo del ajetreo, sino en ocasiones de su abandono. Descansar de los mismos asuntos, de las mismas controversias, de las mismas indecisiones. Descansar de los mismos rostros, de palabras idénticas o distintas, pero similares. Descansar de urgencias tan inminentes y durante tanto tiempo que pierden sus perfiles. Descansar no solo de lo que nos impide dormir, sino de lo que nos adormece. Y de lo que nos lleva a dormitar en una somnolencia sin respuesta. Descansar de tantos días de chaparrón en los que apenas llueve. Descansar de quienes nunca titubean, ni dudan, ni lo necesitan, pues se mantienen firmes en la inacción. Descansar no precisamente del esfuerzo, sino, en demasiados momentos, de la falta de lugares y de motivos para realizarlo.

Ese aire cansino envuelve tamaña repetición. No es exactamente la consecuencia de una acción intensa y constante, sino de una proliferación de actividades, quizá con algún sentido, aunque fatigantes en su centelleo. Y a veces no coincide el descansar con el interrumpir. Cierta paralización puede resultar bien onerosa. Sin embargo, no lo es menos el reiterado discurso de los asuntos en un único registro que insistentemente recita socialmente lo que habría de interesarnos. Concretamente por ello, deja de ser interesante.

Muchas veces, solo el desplazamiento supone algo de descanso. Y no es ni tan fácil, ni tan frecuente. No es un mero cambio de lugar, ni necesariamente de ocupación, sino de perspectiva, de mirada, de horizonte. La repetición de la escena termina por sujetarnos en la parálisis ante lo que vemos. Ello no impide que una y otra vez nos sintamos conminados a tomar posición, eso sí, en el mismo asiento. Entonces, la postura no pasa de ser prácticamente una acomodación.


A veces me he preguntado, si  en campañas electorales, los políticos descansan por falta de ocupación o, sencillamente, sus ansias de poder les obligan a repetir, activamente, lo mismo. Cuando lo lógico sería grabar un vídeo y difundir el mismo tantas veces como sea necesario. Además, sería doble descanso  para ellos y para nosotros, total ni ellos saben lo que dicen ni nosotros les escuchamos. 

jueves, 25 de junio de 2015

El caos generado por PSOE y Podemos es proporcional a su demencia.

Es preciso llevar una anarquía dentro de sí para dar a luz una estrella fulgurante.  España desprende un suave aroma de anarquía que, sin embargo, empieza a dar resultados magníficos, según  comunica el Gobierno: cuanto más caos se detecta, mejor van las cosas. La economía crece al 4 %, que es la de Dios; no tenemos noticias de huelgas, no se asaltan capillas universitarias y el sopor de los calores solo aparece interrumpido por Juan Carlos Monedero cuando afirma que el terrorismo financiero causa más dolor que los nazis. Cuando el caos sea completo, lo inunde todo y nos nuble la vista, nos estaremos aproximando al paraíso civil.

No es cachondeo político. Hablo de aroma de caos, porque pasan cosas caóticas. En una comunidad, la Andalucía socialista, su nuevo gobierno anuncia que prohibirá por ley el copago sanitario, con el riesgo de que todos los españoles lo paguemos, pero los andaluces no, que para eso fueron más espabilados e hicieron una ley. En otra comunidad, Madrid, la jefa de su gobierno regional pacta hacer primarias en su partido, mientras que la sección nacional de ese partido rechaza el sistema de primarias como si fuese una cosa del demonio y quizá lo sea. Hay comunidades donde se rebajan o van a rebajar impuestos, creando dos clases de españoles. Un joven puede ser mandado a la cárcel por llevar explosivos a una manifestación, y para su clan político ejerce su derecho a la libertad de expresión? con explosivos. En Cataluña, por lo visto, el gobierno legítimo no cumple las sentencias de los tribunales. Y el caos tuvo ayer un buen retrato con lo publicado, lo desmentido, lo matizado y lo aplazado de la devolución de derechos a los funcionarios. Hay que saber organizar muy bien el caos para mejorar una confusión así.


Pero no perdamos la esperanza de un generoso avance en lo caótico, porque los nuevos gobiernos no hicieron más que empezar, andan tímidos y solo están ensayando. En cuanto cojan oficio y carrerilla, las autonomías todavía pueden hacer leyes más distintas de otras para ser diferentes; los ayuntamientos inventarán métodos originales de convivencia, porque es lo que sale en los periódicos; habrá lugares de comedores escolares abiertos en verano y otros donde no se puede hacer, y Manuela Carmena iniciará un control férreo del turismo, porque esa industria es cosa de la periferia? Y así sucesivamente hasta conseguir un caos de país. Entonces surgirá la estrella fulgurante que  dirá:  “Se ha terminado el cachondeo”. 

miércoles, 24 de junio de 2015

La izquierda abertzale, Podemos, ETA y PSOE; liderados por el comandante, Pablo Iglesias ¡ABREN FUEGO¡


Este bulto sospechoso con cara de monje tibetano, mala fe de stalinista redomado mirada de carnero degollado, Pablo Iglesias, se compadece de los “prisioneros” de ETA y critica abiertamente la política de dispersión, al tiempo que toma buena nota de quienes quieren seguir causando dolor a las víctimas.

Solo hay que echar un vistazo por las redes sociales donde numerosos grupos de “charcuteros” a sueldo se dedican a predicar la doctrina de la izquierda abertzale, ETA y su nuevo líder, el coletas. La asociación y simpatía es más que evidente y la ambigüedad de los nuevos socios del PSOE en esta materia, palmaria. Esperanza Aguirre denunció la defensa que Pablo Iglesias hacía de los intereses de ETA y la Venezuela chavista y los tribunales le han dado la razón hace bien poco.


¿Por qué volver a humillar a las víctimas?. Pablo Iglesias muestra de nuevo su coincidencia con los postulados del entorno terrorista adhiriéndose a una de sus demandas más significativas: la modificación de la política penitenciaria para que los asesinos estén más cómodos. Éste es el líder de la banda que apoya el PSOE en ayuntamientos, comunidades autónomas y presta sus medios de comunicación.

martes, 23 de junio de 2015

Orden de Manuela Carmena y Ada Colau: "La cabalgata de los Reyes Magos se sustituye por desfiles de Simón Bolívar en HD"

De repente, solo con la ayuda desinteresada del PSOE y otros partidos de mal vivir, Podemos organiza, manda, ejecuta y hasta se chotea de sus votantes solo por el poder que le otorga el voto y, en definitiva la alcaldía de Barcelona, Madrid, Valencia, Zaragoza, Santiago y Cádiz. ¡Menudo lujazo¡

En todas estas grandes ciudades, los moraos, han impuesto una normativa de obligatorio cumplimiento. Por ejemplo,
Es conviene con aviso de obligatorio por las calles en bicicleta, patín, motocarro o coche –utilitario- de baja cilindrada y preferible con abolladuras. Cualquier otro tipo de vehículo pudiera ser considerado un desafío capitalista. Los coches o motos de lujo deberán pagar ostentosas cantidades de euros en concepto de tributo lujoso. Por descontado, los Ayuntamientos no se hacen responsables  si son apedreados por los conciudadanos que, con razón, se sienten insultados por la arrogancia del conductor. Los policías locales tienen la orden de permitir estos espontáneos recreos populares en defensa de la libertad de expresión.

La grúa municipal  tendrá en cuenta el poder adquisitivo del dueño del vehículo a la hora de retirarlo si está mal aparcado. Los coches de más de 1.000 centímetros cúbicos, y, sobre todo, los más limpios, serán encamarados a la rampa de la grúa a empellones. Y de ahí, serán trasladados a un descampado en las afueras de la ciudad donde el propietario deberá abonar una cuantiosa multa antes de retirar su ya también abollado y polvoriento vehículo. Los coches destartalados y los motocarros serán respetados; un gobierno del pueblo no puede reprimir a su pueblo. La represión provoca crispación.

Los controles de alcoholemia, como no podía ser de otro modo, también variarán. No es lo mismo conducir con una borrachera de whisky que con una de botellón. Los primeros pagarán caro ir embriagados al volante: retirada fulminante del carnet de conducir, unos miles de euros de multa y una buena colleja propinada por el agente de movilidad; para que se despeje. Los que, en cambio, hayan trajinado litros de alcohol de garrafa podrán seguir circulando. Tampoco hay que reprimir a la gente joven cuando quiere divertirse. Y menos si son votantes, en este caso se tiene en cuenta la militancia socialista.

Hay que vestirse adecuadamente para acudir a gestionar cualquier documento al Ayuntamiento. Acudir con traje y corbata, de entrada, supone la negativa y hasta la escucha.

Lo primero que tienen que hacer los que vivan en una calle de “un barrio rico”  es empezar a ahorrar. Los impuestos se van a multiplicar hasta el infinito. También tendrán que prepararse porque la basura no se la va a recoger ni su padre y la fachada de la casa, recientemente remozada, va a convertirse, como tantas otras, en el mural de un festival grafitero que ha organizado el culto concejal de Cultura para “integrar la estética democrática a los barrios de los fachas”.

También las calles de los “barrios ricos” se convertirán en el escenario ideal para propagar la cultura popular. En sus amplias avenidas se organizarán festivales de rock duro hasta la madrugada, con barra libre incluido, claro; ya de mañana, se celebrarán también ferias ecológicas para cubrir su negro asfalto con huertas de verduras, legumbres y demás productos naturales. Carmena ya ha pensado plantar nabos en todos los rincones de los barrios ricos. Para que se enteren las señoritas de los barrios pijos que hasta en cuestión de nabo ellas es única.

Pero lo más divertido llegará por Navidad. Es difícil adelantarse a las genialidades que estarán urdiendo los alcaldes para celebrar las fiestas. La cabalgata de Los Reyes Magos podría ser sustituida por el desfile victorioso de Simón Bolívar y sus tropas cuando expulsaron a los sanguinarios invasores españoles, también se admiten lecturas del Corán. A Carmena no le disgusta la idea. Y los pobres belenes tienen los días contados. A ver quién es el valiente que se atreve a poner en su casa o en el escaparate de su tienda la figurita del Niño Jesús.


También los fines de semana serán diferentes. El centro de las ciudades se reserva, desde media tarde hasta el alba, para celebrar manifestaciones, exclusivamente, eso sí, contra la política retrógrada de Mariano Rajoy; los asistentes deberán portar banderas republicanas y un máximo de un cóctel molotov por persona. De este modo, se logran dos objetivos: molestar con cortes de calles, atascos, ruido y pirotecnia a la oligarquía que pretendía salir a cenar o ir al teatro y, de paso, propagar las bondades de la imparable ideología populista. Y todas las mañanas de domingo, también por el mismo corazón de la ciudad, se celebrarán carreras de todo tipo, cortando al maldito tráfico todas las calles principales.

lunes, 22 de junio de 2015

Tsipras, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez; la terna que está arruinando mentes y bolsillo de sus propios votantes.


Mientras España y Grecia apuestan por un populismo radical de izquierdas. Los países nórdicos apuestan  con fuerza  por populistas antiinmigración de derechas. Yo, particularmente, opino que los del mediterráneo, Podemos y Syriza son payasos de la política que solo tratan de abrir camino a los extintos y totalitarios ejes comunistas y yihadistas. En cambio los populistas nórdicos luchan en defensa de sus intereses y los de sus respectivas sociedades nacionales, o sea, son nacionalistas de su país. Por tanto, entre defensores del bienestar y seguridad de su país y defensores del terror e intereses de otros países, pasando por antiespañales/griegos como es el caso de las bandas de Tsipras, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez –aunque se envuelva en la bandera de España es un terrorista comprometido- no dudo en aplaudir y tomar como ejemplo el populismo nórdico.

El Populismo es un estilo de gobernar más que una ideología política. Por esta razón, es difícil identificar un vínculo entre una posición política en particular y el populismo. Sin embargo, es posible establecer una serie de factores que caracterizan la mayoría de gobiernos populistas.


Normalmente, el populismo,  utiliza el sentimiento de opresión de las masas y las injusticias sociales para movilizar al pueblo, a veces, no en contra de los intereses de las élites sociales o políticas. Los líderes populistas se mantienen en el poder o cerca de él, precisamente, por medio de su popularidad, y por esto, es necesario para ellos implementar políticas que favorezcan al pueblo, lo cual muchas veces significa poner a un lado las leyes y normas de la constitución. Muchas veces esto se ve reflejado en la nacionalización de compañías extranjeras, o la decisión de no pagar la deuda externa. Estás medidas alejan al inversor y como que en todos y cada uno de los casos su poder se “mueve” en países con mucha deuda externa, caso de España/Grecia, el inversor que no tiene nación propia, sencillamente, huye de la guerra política, se deja de pagar la deuda externa y el país queda a disposición de buitres y ratas de alcantarilla.  

domingo, 21 de junio de 2015

La codicia devora el cerebro



La avaricia es una alteración del cableado cerebral que convierte a los hombres débiles en elementos peligrosos para convivir con la sociedad portadora de valores humanos, moralidad y decencia.

Científicamente está comprobado  que la codicia devora el cerebro cuando este carece de responsabilidad para conducirlo a la peligrosa selva de la corrupción, fraude o estafa. ¿Qué elemento externo dopa al cerebro de los corruptos? En principio no es el dinero ya que la gran mayoría gozan de buena situación económica. Es el PODER ya que, normalmente, estas personas enfermas de codicia, solo saben tener dinero.  

Una vez que el cerebro ha sido devorado por la codicia, ya solo recibe órdenes para hacer mal a la sociedad y a sí mismo. Por ejemplo, Pedro Sánchez (PSOE) dijo: “Nunca apoyaremos a Podemos…” Este líder socialista antes de un mes dio órdenes a la cúpula de apoyar a esa fuerza radical de izquierdas. El PP y otros hacen igual o peor. ¿Pensáis que sufre o se altera su cerebro? No, en absoluto. Ellos siguen una línea continua,  la  línea se acaba y ellos siguen, sencillamente, son irracionales.

Hay casos como el de Pérez-Reverte en los se comen ellos mismos el cerebro, la avaricia es genética –su hermano y propulsor es el mayor asesino en serie de la historia reciente de España y se pasa el día demandando a todo aquel que le llame plagiador, falsificador o explotador de escritores. El sabe que es analfabeto y que solo vende libros “su trampa”. Está condenado en firme por la Audiencia de Madrid por plagio  y sigue siendo académico de la RAE –solo PODER-  


Para terminar, poco o nada hemos avanzado, el mundo, este mundo no podemos repararlo sin ayuda de una  droga  y esa droga solo se conforta negando apoyos  a  golfos, apoyándoles te haces mal a ti, a  la sociedad y a ellos mismos. 

sábado, 20 de junio de 2015

Las nuevas gaviotas del PP, ¿Acierto de Rajoy?




Como siempre y sin muchas ganas de mejorar, Mariano Rajoy, ha remodelado el núcleo  central de la ejecutiva  del PP.  Los recién llegados tienen como denominador común su juventud -cuatro de los cinco vicesecretarios tiene edades que oscilan entre los 31 y los 44 años- y su perfil notoriamente similar al de algunos destacados miembros de Ciudadanos. No es tanto cuestión de edad o caras novedosas, sino de que quien venga sea capaz de recuperar a un electorado que ha cambiado al PP por la abstención, Ciudadanos e incluso Podemos. La verdad ha sido el momento justo y preciso, desde "ya"  hasta las elecciones generales  todo van a ser desatinos y lamentos para el pleno de la oposición, pero ¿Habrá acertado Mariano con los nuevos elegidos?

Javier Arenas que ni pincha ni corta,  sigue.  Salta al primer plano y como “jefazo”, Moragas.  Cospedal queda relegada  a la nada, pero reconociéndole los servicios prestados, de momento,  sigue. A Carlos Floriano y González Pons, mediocres donde los haya,  les deja seguir viviendo del partido, pero lejos del mismo.


¿Es suficiente? En cuanto a personas, muchos son los que echan de menos algo más de renovación, sobre todo en el Gobierno. Y falta algo crucial: nuevas ideas. Teóricamente, deben salir de la conferencia política que quiere organizar el PP en próximo mes de julio y de cuyas conclusiones dependerá en gran medida el signo del programa electoral. En todo caso, quedan apenas tres meses para reaccionar antes de unas elecciones de otoño que pueden marcar un antes y un después  en el futuro político y económico de España. 

jueves, 18 de junio de 2015

Manuela Carmena y su piara.



En términos generales, las elecciones municipales y autonómicas han sido un verdadero fracaso, tanto para vencedores como para vencidos. Pero, últimamente, estamos bastantes entretenidos. Para mi, como nunca con  tuits de los nuevos y un tanto agripados mentales concejales de Madrid: Uno que quiere a los judíos en el cenicero de un 600, otro que quiere a Ruiz-Gallardón colgado en una guillotina, la que iba en la lista pero no salió elegida y lamenta que la muerte de Botín haya sido natural, o la que está procesada por el asalto a la capilla de la Complutense. Realmente es una colección de personajes que parecen seleccionados de un cásting para amargar la vida a una alcaldesa. Doña Manuela Carmena, vedette de la ingenuidad política, está obligada a defender con gallardía, honestidad y honradez la noble ciudad de Madrid. Fácil no lo es, imposible está dentro de lo más que posible.

Pero esto es una anécdota, como digo muy entretenida, al lado de otras, bastante gordas,  que se están preparando. Que es una anécdota lo demuestra la reacción de Carmena: al concejal Zapata lo invita a dejar la Concejalía de Cultura, pero se presta a su juego de entender los tuits como un debate “cultural” de humor negro y le encomienda presidir una junta de distrito (Fuencarral). Los demás imaginativos escritores de la red ni se mencionan, y a la concejala del asalto a la capilla no se le aplica la doctrina de imputación igual a cese, porque no se va a echar por la ventana la primera experiencia de cambio en este país. Más o menos esto es lo que ha insinuado, Pablo Iglesias.

Y que es una anécdota se verá cuando el Gobierno Rajoy empiece a aplicar el Boletín Oficial y la Abogacía del Estado. Hace un par de días, el diario económico Expansión publicó un informe interno del Consejo de Ministros, claramente redactado por el equipo de Montoro, que no deja en pie ni una de las propuestas de los nuevos revolucionarios de Madrid. No pueden revisar ni un céntimo de la abultada deuda municipal, porque eso dejaría a España sin financiación y nos sumiría a todos en la miseria. No pueden crear un banco público, porque lo ha de autorizar el Banco Central Europeo  y es imposible. No tienen capacidad legal para encargar una auditoría externa, porque casi siempre son  subjetivas. No pueden recuperar las viviendas sociales vendidas a fondos buitres, sencillamente, porque son de los fondos buitres.

Esto es una declaración de hostilidades a las nuevas Administraciones locales, singularmente a la de Madrid. Es echar abajo el programa que les dio tantos cientos miles de votos. Es el enorme poder de la Administración central y la europea. Es el imperio de la legalidad heredada. Y me temo que sea bastante eficaz. De momento, Carmena ya dijo que piensa pagar la deuda. Ya retiró su idea de crear un banco público: todo un récord de retirada de ideas y propuestas antes del primer pleno. Le preguntaron qué iba a quedar de su programa y explicó: «El programa era un conjunto de sugerencias». Ya `podía haberlo dicho antes  sin insinuaciones.

martes, 16 de junio de 2015

La Exjuezapolítica, sin oposición, Manuela Carmena, estrena alcaldía, amparando y cobijando EL ANTISEMITISMO, LA VIOLENCIA Y LA MOFA DE LAS VÍCTIMAS DE SUS EDILES.


        Tras la resaca que nos ha dejado el pasado fin de semana la toma de posesión en los diferentes consistorios, plagadas de historias y chascarrillos que nos pueden resultar más o menos graciosas, más o menos emocionantes o intensas, como el caso de la alcaldesa de Jerez y sus dedos meñiques, como anécdota entrañable dado el estupendo toque de humor con el que la misma ha reaccionado haciendo gala de un excelente buen humor y mejor saber hacer, huyendo de lo que podía haberse entendido y, no sin falta de justificación, como un gesto razonablemente machista hacia su persona y es que a nadie se le escapa que detalles como el que la han hecho protagonista, por triste que parezca, no se analizan y critican en un hombre.
        Pero dejando al margen esta cuestión meramente anecdótica una inquietante noticia vuelve impactar y chocar de manera absolutamente frontal con mi tranquilo y placentero desayuno:

        “CARMENA ACEPTA LA RENUNCIA DE ZAPATA COMO CONCEJAL DE CULTURA POR LOS TUITS DE 2011”


        Y es que tras la renuncia del concejal, Carmena la admite al frente de Cultura, sin embargo, continua manteniéndolo como concejal raso.

        Y yo me pregunto:
        ¿Cuál es el verdadero motivo por el que la nueva Alcaldesa de la capital acepta su renuncia?
        Será tal vez porque entiende que las manifestaciones a través de los tuits publicados atentan contra la dignidad de las personas en  clara y objetiva actitud antisemita, como en un principio hemos pensado todos, o será tal vez que entiende que tal actitud, únicamente puede ser reprochable desde el área de cultura, no tanto desde otros ámbitos que deben resultar tener menos categoría para la Sra. Carmena.
         ¿Qué está ocurriendo? ¿Cómo debemos interpretar el hecho de que el mismo tipo, con el mismo pensamiento y sentimiento pueda continuar siendo regidor sin problema alguno? O es que encima va a resultar que para colmo debamos alabar “la proeza” ejecutada por parte de la nueva formación por el hecho de haberle apartado del área de cultura y los madrileños tengan que seguir soportándole como su representante.
        Pues no, definitivamente, no. El deleznable antisemitismo puesto de manifiesto por este señor a través de las palabras publicadas en la red y recuperadas estos días por los medios de comunicación, resulta criticable desde el área de cultura, desde cualquier ayuntamiento de este país, desde cualquier plataforma pública y privada y, hasta del entorno más íntimo y arcano de una persona que, se sienta, se crea y respire como tal.
        Y es que no nos encontramos ante un acto reprochable desde el punto de vista ético y personal únicamente, que también, sino que nos encontramos ante lo que, sin duda, puede constituir un ilícito penal sancionado y tipificado en nuestra legislación, ésta que tan bien, doy por sentado, debe conocer su cabeza de lista, como profesional del derecho que impartía justicia.
         Con idéntico mal gusto se pronunció este mismo individuo utilizando las secuelas del terrorismo como motivo de mofa, en el caso de Irene Villa, o las referidas a la tristemente desaparecida Marta del Castillo, palabras éstas que debieron despertar en las familiares de las chicas una repugnancia significativa aunque proporcional a la  que debe despertar en cualquier persona de bien que se precie y que entiende y empatiza con el sufrimiento de esta gente, y todo ello, amén de lo publicado por otro de los ediles de Carmena, Pablo Soto, fomentando y enalteciendo la violencia, aunque en este caso se han ahorrado y, por qué no decirlo, nos han ahorrado el bochornoso ridículo de apartarlo de ningún área en concreto, SOTO se queda en su puesto “por méritos propios”…

        ¿Alguien se ha preguntado qué hubiera pasado si tales hechos hubieran sido destapados y achacados a Esperanza Aguirre, o, sin ir más lejos, a cualquier otro representante del Partido Popular? La respuesta la dejo al albur de cada uno aunque vaticino que ésta será, como no puede ser de otro modo, congruente con el color político que cada uno desprende, aunque en todas ellas existirá un denominador común y es que de sobras es conocido que no se tiene la misma vara de medir con unas personas que con otras.
        Así que concluyo con gran, aunque esperado, pesar expresando el hecho de  que comenzamos la legislatura “del cambio” con un ridículo, lamentable e intolerable intento de "Lavado de cara” protagonizado por el partido que se congratula de abanderar la defensa de los intereses de las perdonas por encima de cualquier otra cuestión, sin embargo,  comienzan su andadura amparando y cobijando a este tal "Zapata" que si tan gravemente atenta contra las mismas de manera pública, no quiero pensar qué puede llegar a expresar de manera privada, por lo que mucho me temo que nos espera en la capital un futuro incierto, aunque, eso sí, mucho me temo, estará  plagado de suculentos titulares para los periodistas... La comida está servida,


        Buen provecho…

viernes, 12 de junio de 2015

Albert Rivera, Cs, Virrey socialista de Andalucía, pronto será amanuense de Podemos.


En estos días en los que, por motivos profesionales me he visto alejada de nuestro panorama político actual y ávida de noticias al respecto, desayuno hace unos días, con la, para mí, impactante noticia del pacto, aunque lo quieran disfrazar, de Ciudadanos con los socialistas andaluces, pacto que, según ellos aseguraron durante su campaña, no se produciría en modo alguno y menos aún si se mantenía a Chaves y Griñán en el escaño. Aunque esto último sea lo de menos, Susana Díaz y los lacayos de  Albert Rivera harán lo que los corruptos "manden"
       
        Digo impactante, porque si bien es cierto que  tal apoyo era previsible y esperado por muchas de las personas que me rodean, sobre todo mi hermano, y con las cuales tengo el placer de entablar interminables charlas con el noble fin de pretender “arreglar el mundo”, no lo es menos el hecho de que para mí tal alianza resultaba a todas luces imposible.


        
     La explicación a tan racional incredulidad la comprenderán sin duda aquellas personas que, como yo, hace casi una década quedaron absolutamente “enamorados y seducidos” por un joven líder que irrumpió en el panorama político catalán entusiasmando con su discurso y con su crítica abierta, sin tabúes y, sobre todo, sin complejos al más que reprochable y persistente clientelismo que profesaban `y profesan, para nuestra desgracia,  los nacionalistas, ahora independentistas, catalanes.


        Por ello, con “este atragantado desayuno”, e intentando “digerir” la noticia que centra estas líneas que escribo, me pregunto:

¿Qué diferencias existen entre el tan justamente criticado establishment de la entonces política catalana con el existente  en la sociedad andaluza?, sin olvidar que  en ésta última no ha habido alternancia alguna, con independencia de que hayan ganado o perdido tras su paso por las urnas.

        En este sentido resulta paradójico, o tal vez no, las grandes similitudes que presentan las dos comunidades, andaluza y catalana, que, tan diferentes aparentan ser o, mejor dicho, intentan justificar ser, sobre todo por parte de los últimos y, sin embargo, tan intrínsecamente están ligadas, compartiendo, por cierto,  además,  embajadas en el exterior, tan justamente criticadas antaño por Albert Rivera, ¿qué ha pasado, hemos perdido la memoria?,  porque algunos la tenemos muy fresca, pero, bueno, tal análisis entiendo merece ser objeto de un debate extenso y  autónomo, dejándolo, tal vez, para otro “desayuno”.

        Y, volviendo a lo anterior, escribo primordialmente estas líneas a fin de expresar con meridiana claridad mi absoluta decepción con que sea la formación de Ciudadanos la que, finalmente, haga posible la continuidad del “reinado” socialista en el feudo andaluz, y es que entiendo y me gustaría recordarle al Sr.  Rivera que el actuar con coherencia y responsabilidad en estos momentos no resulta en absoluto una cuestión baladí, porque los votantes por “muy apegados” que nos encontremos a vosotros como partido regenerador, seremos implacables a la hora de juzgar vuestra tan decisiva actuación que culminará con las generales a finales de años y no podemos ni debemos olvidar el hecho de que, cada día sigue  habiendo oleadas de imputados provenientes de los ere cuando sus dos máximos responsables se encuentran aún en ese partido al que ahora prestáis vuestro apoyo, habiéndole prometido hasta la saciedad a vuestros votantes que eso nunca sería posible,  o mejor dicho, voy a personalizar y responsabilizar al Sr. Rivera de este apoyo toda vez que de sobras es conocido que pocos en Ciudadanos eran partidarios de este pacto, excepto Vd. que, como líder  nacional estas siendo omnipresente, lo cual no tiene porqué ser negativo, en absoluto, ahora bien, siempre y cuando no te conviertas, como parece está ocurriendo, en omnipotente.

Y esto, dicho sea de paso,  lo escribe y rubrica una  convencida  votante de ciudadanos ahora, que en sus inicios  fue militante activa desde dentro y que hubo de apartarse por motivos personales que ahora no vienen al caso pero que, desde luego, resultaron ser  ajenos al partido, tanto es así que, durante muchísimo tiempo me ha pesado el haber tomado esa decisión y que, esta mañana, por primera vez, en estos largos años de compromiso con el partido, he levantado, con gran pesar, mi humilde espada de Damocles hacia el mismo.


        Así que, para concluir estas líneas y, utilizando como símil  el argot propio de las crisis matrimoniales, ya que anteriormente he hablado  de “enamoramiento”, he de decir que en este momento mi relación con la nueva formación a nivel nacional, no tan joven a nivel regional, no se encuentra próxima a una petición de divorcio ni siquiera de un “cese temporal de la convivencia” pero sí expectante y crítica hacia este futuro incierto dónde los próximos pasos serán cruciales de cara al gran encuentro con las urnas cuando este 2015 toque su fin.

jueves, 11 de junio de 2015

Lo que no es fácil de explicar ni de describir, no es incomunicable.


El misterio de la vida, y de cada existencia singular, puede resultar insuficiente para hacernos cargo de aquello que no acabamos de comprender y sin embargo nos constituye. Y no parece fácil ni explicarlo, ni describirlo. Decir que cada quien guarda su secreto no aclara demasiado. Entre otras razones, porque el asunto no es ahora lo que se oculta a los ojos y al sentir ajeno. La cuestión es no pocas veces lo que se hurta a nuestra propia consideración. Cuando no hay mucho que decir y todo parece estar dicho, sin embargo es como si algo bien decisivo quedara ausente de cualquier explicitación. No es que nos lo guardemos para nosotros. Es que ni siquiera propiamente lo poseemos. Es muy improbable, sin que sea necesariamente de modo sofisticado o grandilocuente, no haber sentido que estamos desbordados por lo que somos, y no sólo por lo que nos pasa, y es frecuente no saber apenas de uno mismo. Es como si sólo nos dijéramos cuando reconocemos que, puestos a sorprender, somos los primeros sorprendidos.

La falsa tendencia a considerar que esta experiencia es producto de una profunda elaboración teórica ignora que es de una contundencia y de una cotidianidad tan constante y radical que en muchos ámbitos ni siquiera es preciso argumentar para convencer. Nos ocurre. Y a quien le sucede no precisa demasiadas aclaraciones. Pero sí algunas. No es una extravagancia saber que no nos tenemos del todo y que quizá no nos tendremos nunca. Y ello no sólo constituye nuestra soledad, sino nuestra identidad y nuestra diferencia. Resulta tan trivial, que prácticamente tiene tendencia a desaparecer. Es lo que ocurre con algunas evidencias, que son todo un secreto.


Ludwig Josef  Wittge decía que pensamiento y mundo son lenguaje, porque el lenguaje representa al mundo y es figura del pensamiento que tiene sentido y no gira vacío sobre sí mismo Su reiterada cita acerca de lo que no se puede hablar, considerando que hay que callarlo. Que Hegel haya puesto, como suele, el asunto en un desafío absoluto, al subrayar que no hay lo inexpresable, no nos alivia ni nos evita ciertas cuestiones. Ni siquiera está claro que nosotros mismos no seamos en cierto modo de lo que no hay. Y ello es un estímulo. Entonces, lo determinante es el modo de respuesta, que siempre es un modo de decir. Ni lo sabemos ni lo podemos todo al respecto, pero precisamente esta escisión es la clave de cualquier comunicación.


Aunque contemos cuanto sabemos con todo tipo de detalles, sin pretender ocultar nada, a pesar de que, como suele decirse, nos sinceremos, por más que, entregados, no busquemos guardar ni lo más mínimo, no se expide lo que no resulta transmisible. Entre otras razones, porque ni siquiera es un contenido conformado y definido. Podría pensarse que, en cualquier caso, se desvela en cada palabra. Y no faltarán quienes buscan dilucidar en lo dicho un sentido que ni reside ni se agota en ello. Ni se limita a la relación o a la emoción, ni al sentimiento, ni a las impotencias del concepto, ni siquiera sólo a nuestra capacidad. Ni se resuelve con más sinceridad, ni se aclara con más detenimiento. No es cosa de una mayor competencia o voluntad. Sin duda influyen, pero no resuelven la cuestión. Ni siquiera la desplazan. Quizá precisamente lo incomunicable nos impulse una y otra vez a tratar de comunicarnos. Y no se diluye con que lo hagamos impecablemente. Más bien con ello se ratifica hasta qué punto el asunto parece no agotarse en la intención de quien considera que basta dar con la expresión adecuada. A veces tratamos de otorgar lo que ni siquiera poseemos, con la confianza de que al hacerlo se nos desvele o se nos presente a nosotros mismos.


Se insiste con razón en lo que un rostro revela. A su vez ofrece un silencio singular. Es una presencia que a la par desvela una peculiar ausencia. Suya, muy suya, sólo suya, y que curiosamente no le pertenece en absoluto. Es como si anunciara lo vivido y al mismo tiempo lo deseado, lo inviable, lo no sucedido, en un espacio inclasificable, como aquello que no se deja recoger en un relato, lo inenarrable, pero que lo perfila y lo concreta. No es preciso ni agudizar la vista ni la descripción tratando de captar lo que se impone sin requerir muchas explicaciones. Pero tal imposición tiene más que ver con un impacto que con una concepción. Nos comunica bien lo incomunicable como incomunicable.


No es que simplemente se sugiera, es que en ocasiones lo que se dice no se identifica sin más con lo que se comunica. Y no sólo porque ello implica al otro, a los otros, sino porque no se ajusta al control que el propio lenguaje trata de imponer. Sin embargo, se vislumbra de tal modo que no se reduce únicamente a lo que no se transmite, ni a lo que se acalla, sino que es tal su contundencia que constituye una nueva forma y figura. Cada quien es asimismo lo incomunicable en él y por él. No es idéntico en todos los casos y en cierto modo en ello reside no poco del atractivo individual. No lo que esconde o acalla, tantas veces inocuo  o, por muy decisivo que parezca, de poco interés. Se trata de lo que nunca podría decir, y en este sentido ni ocultar, aunque sólo se preserva con lo que singularmente es. Lo incomunicable forma parte de su insustituible palabra, de lo que nadie vivirá en su lugar. Y gracias a ella pervive. Y viceversa, por serlo, da permanentemente que decir.


El afán de desvelar lo que no está oculto y es palmaria superficie, como un enigma sin secreto, el ansia de entenderlo y de explicarlo todo, confirma una vez más la impotencia de un modo de proceder sensato pero insuficiente. Cada descubrimiento, cada invención, no sólo generan nuevas tareas, problematizan las labores y abren  nuevas posibilidades, confirman que lo que da que decir ni  se agota ni se clausura con lo dicho.


Atribuir a la falta de espontaneidad o de sinceridad el no exponer permanentemente todo no es una simple desconsideración para con la intimidad o la confidencialidad, es ignorar hasta qué punto no vivimos en la absoluta posesión del contenido y del sentido. Incluso hay quienes creen que sólo es real lo que ellos conocen de primera mano o cosas semejantes. Cualquier otra perspectiva, otro alcance u otra orientación les parecen no sólo improbables sino inviables, cuando no falsos. Ellos son la medida de todas las cosas, y más aún, de todo lo factible y de todo lo posible.

No se trata de encontrar en lo inabarcable o en lo inefable una coartada para silenciar o ignorar la verdad. Pero incluso en la más generosa entrega a ella, ha de reconocerse su resistencia a ser masticada y deglutida, ingerida como lo que sucede, hasta convertirlo todo en asumible para nuestro provecho. En la sociedad de la permanente transmisión nacen otras opacidades y otras soledades. La supuesta pura y absoluta transparencia y circulación se enfrenta con nuevos reductos, no pocos creados por ese afán, y se encuentra con la impenetrabilidad de lo que en cada quien y en cada vida no se deja atrapar por la entronización de lo comunicable.

martes, 9 de junio de 2015

Ucrania huele a guerra civil, la UE a chamusquina.


La UE está obligada a ofrecer a Ucrania ayuda real, tangible y sustancial. El ambiente cada vez está más caldeado y huele a Guerra Civil.  

¿Por qué, cuando parecía que las cosas iban a ir a mejor, que Ucrania estaba avanzando hacia un acercamiento a Europa que significara una mejor vida para el grueso de sus habitantes, todo se hunde? La respuesta es que quizá en realidad Ucrania no estaba avanzando. El fracaso del acuerdo con la UE no tiene sólo que ver con la presión rusa. El presidente Yanukóvich —como sus antecesores desde la independencia— no fue capaz de realizar las reformas necesarias para que el acuerdo no costara a los ucranianos la destrucción de su renqueante sistema económico. Las transformaciones estructurales que la apertura a Europa traía consigo habrían desintegrado por completo el sistema aún pos-soviético, basado en una agricultura aún casi koljosiana y una industria de bienes de equipo secuestrada por sus ventas a Rusia. Las altas cifras de crecimiento económico ucranio tenían mucho que ver con una moneda mantenida a niveles artificialmente altos por el banco central.

Sin un cambio fundamental en la política económica, sin una rotunda voluntad de transformar las estructuras del país, Ucrania no resistirá. Las tensiones identitarias sólo son peligrosas si la situación económica se degrada. Mientras el este y el sur de Ucrania podían crecer económicamente, vendiendo a Rusia y a Occidente, pero manteniendo las libertades ucranias, esa peculiar mezcla de tolerancia y corrupción, nadie pensaba en una separación del resto del Estado. El abismo económico al que se dirigía el país bajo la falta de dirección de Yanukóvich y su casta de magnates hizo reaccionar a las masas, pero las respuestas, habida cuenta de los resquemores étnicos y los intereses propios, han sido muy distintas en distintas regiones.


Y en distintas personas. La situación no es tan simple como la presentan muchos analistas. La división evidente entre los ucranios no es puramente lingüística, ni étnica, ni ideológica. Escucho en la televisión ucrania los discursos en directo desde el Maidán y me encuentro con lo que ya he visto muchas otras veces, en las ciudades y los pueblos: un político habla en ruso, el siguiente en ucranio, hay otro que comienza en ruso y termina diciendo frases en ucranio. Rusos y ucranianos —incluso los nacionalistas— se sienten parte de un mismo tronco étnico. Pero eso no implica que quieran lo mismo. Las divisiones cruzan las mismas familias, el puesto de trabajo marca también la conciencia: quienes dependen de que sus empresas vendan a Rusia no ven con buenos ojos a la UE, los estudiantes que han vivido y estudiado en Fráncfort del Oder, Berlín o París quieren disfrutar también en Kiev de las libertades ciudadanas que han disfrutado durante los meses o años pasados en la Europa comunitaria. Es cierto que ni la crisis del euro, ni las imposiciones alemanas a Grecia y los países deudores, ni la constante impotencia internacional de la UE han ayudado a incrementar la confianza en una organización que muchos —sobre todo los más ancianos— siguen percibiendo como un enemigo de tiempos de la Guerra Fría. La UE —y todas sus formas anteriores— fueron difamadas acerbamente por la propaganda oficial en la URSS y lo siguen siendo ahora en Rusia. Los nacionalistas ucranios —fuertes en el oeste del país— son temidos en el este y contemplados como fascistas y criminales. Es el resultado de la demonización del nacionalismo ucranio llevada a cabo por el régimen soviético, pero hunde sus raíces en un proceso histórico: el nacionalismo radical ucranio realizó una campaña de limpieza étnica durante la Segunda Guerra Mundial en la que murieron al menos 50.000 conciudadanos polacos (aunque las propias milicias polacas respondieran acabando con otros 15.000 ucranios). Con la ocupación de Ucrania Occidental por la URSS al término de la guerra, los radicales lanzaron una guerra de guerrillas de alta intensidad que les llevó a ser aniquilados por las fuerzas del Ministerio del Interior soviético. Es con estos nacionalistas, con su legado, con el que se identifican los ultras actuales. Su rechazo a todo lo que recuerde a Rusia —y Yanukóvich era para ellos un siervo ruso— les imposibilita para llegar a acuerdos. Ellos tienen una agenda propia, su objetivo no es la democracia, pero su lucha ha servido para quebrar el sistema.

Europa se ha convertido para muchos jóvenes ucranios en la imagen de un futuro que quisieran para sí y sus hijos. Resulta difícil para muchos occidentales acostumbrados al cinismo y el nihilismo con respecto a Europa comprender las emociones que la bandera azul con las doce estrellas despierta en ellos. Pero si Europa no reacciona el desastre será mucho mayor. Una Ucrania soberana, democrática, libre impulsará a una Rusia que avance por esa senda. Porque la Rusia de Putin no es, pese a todo, una dictadura, pero el cumplimiento de sus designios sobre Ucrania reforzaría en Rusia las tendencias aislacionistas, imperiales, contrarreformistas. Europa ni quiere, ni puede vivir al lado de un imperio. Y para ello Ucrania, el pueblo ucranio, es clave.
Tras los movimientos habidos en los últimos días, el gran peligro ahora sería la desmembración del territorio ucraniano. No se trata simplemente que las partes más industrializadas y ricas del país se fueran, se independizaran o se unieran a Rusia. Me llegan ciertamente voces de allá que dicen eso, que afirman que con “esa Ucrania”, la de los seguidores del nacionalismo de Stepan Bandera, ellos no tienen nada que ver. Pero no es así. Dada la interrelación de personas y territorios, la separación del este y el sur, del Dnieper y de Crimea, no sería en realidad un divorcio, sino una amputación. Y en una amputación los dos pierden: el miembro separado muere y el cuerpo queda herido y mutilado para siempre.

En una de mis estanterías esperan diez o doce libros de jóvenes poetisas ucranias. Teníamos la intención de hacer algún día una antología suya, mostrar en España de qué caldo de cultivo habían surgido movimientos como las Femen, esas mujeres capaces de luchar contra un patriarcado aún extremadamente brutal sin más arma que su propio cuerpo. Aunque pueda parecer anecdótico, estas mujeres son una muestra de lo mucho que Ucrania tiene que ofrecerle a Europa. Ellas, como muchos activistas del Maidán, luchan por cosas que todos damos aquí por sentadas —incluso aunque la crisis nos haya arrebatado alguna—. La Unión Europea tiene que moverse y ofrecerle a Ucrania ayuda real, tangible, sustancial.


¿Y España? ¿Pero, me dirán muchos, qué le importa a esta cansada España de la crisis lo que suceda al otro lado del continente? ¿No será mejor que nos dejen en paz, qué nos interesa a nosotros aquel lejano país? Yo, sin embargo, estoy hablando cada pocas horas con mi hermano, que está en el sur de Ucrania. Hace unos días se fue, como otras veces, a través de Odessa, para entregar unas máquinas de tecnología española, diseñadas y construidas por su empresa y que reportarán quizá nuevos contratos. Algunos familiares preocupados le han animado a volverse. Pero no se va a volver hasta que termine lo que ha ido a hacer allí. Porque ¿cómo les va a decir a sus empleados que deja escapar unos contratos que pueden significar la diferencia entre el desempleo y un trabajo digno? Aunque muchos no se den cuenta, nada de lo que pase en Europa nos es ya ajeno y todo nos afecta directamente a cada uno de nosotros

Del gran Pacto por México al triunfo de Peña Nieto (PRI)


El “Pacto por México” celebrado por las reformas que aprobó, los cambios que avaló, las transformaciones que encaminó. El gran triunfo político de la presidencia de Enrique Peña Nieto que lo consagró en la prensa internacional como un reformista comprometido, el salvador del país. El gran instrumento legislativo para remontar la parálisis que había impedido a sus predecesores mover a México. Pero como argumentan José Merino y José Merino en su magnífico estudio “Eficacia y democracia: la reconcentración del poder en México”, el Pacto no es como lo pintan. Tuvo y tiene su lado oscuro. Tuvo y tiene sus características contraproducentes. Significó priorizar la eficiencia sacrificando parte de la democracia. Implicó pactar con  Satanás.

Cada vez que las élites políticas del país llegan a acuerdos. Con objetivos que tienen poco que ver con los ciudadanos a los cuales representan. Con soluciones mexicanísimas que en este caso entrañaron compartir el poder de otra manera entre élites partidistas, pero no repartirlo de otra manera entre los electores. El Pacto por México generó mayorías legislativas pero no una mayor rendición de cuentas. Operó dentro del sistema polÌtico preexistente, pero no lo modificó para que funcionara mejor en nombre de la población. El Pacto ayudó al Presidente, pero no al Congreso; de hecho los legisladores en los dos años de la LXII Legislatura desaparecieron como actores legislativos. Los diputados no llevaron al recinto legislativo las preocupaciones de sus representados. Se limitaron a discutir y publicar la agenda de Enrique Peña Nieto. Se volvieron sus escribanos. El rendimiento de la LXII Legislatura llevó a 3% de iniciativas de ley publicadas, de las cuales más del 50% provinieron del Poder Ejecutivo. De las 92 iniciativas de ley publicadas en el Diario Oficial de la Federación, 50 las presentó el Ejecutivo federal. La agenda se concentró en sus iniciativas, en sus propuestas, en su visión. Y al margen quedaron los representantes electos que deberían haber planteado sus propias iniciativas y peleado por ellas. En lugar de ello simplemente avalaron las del Presidente, y dejaron morir las suyas. Basta con mirar su desempeño. En el segundo año de la Legislatura, del 100% de las iniciativas individuales presentadas por un diputado, no fueron publicadas 99% de las iniciativas del PAN, PVEM, MC, PANAL, PRD… 98% Así quedó anulado el trabajo legislativo de los diputados. Así acabó reconcentrada la agenda en el Ejecutivo. Así presenciamos tras bambalinas –o a base de “bonos”– una negociación que impidió analizar el proceso de construcción de esa agenda y asignar responsabilidades sobre cómo emergió. El Pacto por México deja tras de sí un Poder Legislativo atrofiado que no actúa como debería en la formulación de leyes. Deja como legado un electorado que, como no tiene acceso a mecanismos de rendición de cuentas por parte de la clase política, queda excluido de la discusión pública. Ni siquiera tiene forma de incidir en ella. La “solución” mexicana para “mover” al país sacrificó la representación. Minó el equilibrio de poderes. Afectó y para mal la deliberación y la salud de la democracia.

Y habrá quien diga que el fin justifica los medios. Que para forjar mayorías legislativas había que convertir a los diputados en marionetas.