Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

viernes, 16 de junio de 2017

Ha muerto una pequeña parte de Helmut Kohl, un político democristiano al que votaban los socialistas

y el muro cayó 
El excanciller alemán Helmut Kohl ha fallecido este viernes a los 87 años en su casa de Ludwigshafen, al sur del país, según ha adelantado el diario Bild. Su partido, la Unión Demócrata Cristiana (CDU)

El ex canciller alemán Helmut Kohl, un coloso de la historia contemporánea europea y padre de la reunificación de su país, ha muerto este viernes a los 87 años tras una larga enfermedad. En los últimos años Kohl casi no apareció en público. Postrado en silla de ruedas desde que sufriera un accidente doméstico en 2008, el llamado 'padre de la Reunificación' limitó sus apariciones en la vida pública alemana. Vivía prácticamente retirado junto a su esposa, Maike Richter, 34 años más joven, en su casa de Ludwigshafen, su ciudad natal.
La reunificación alemana y la Unión Europea

Kohl lideró fue la cabeza visible del proceso de reunificación de Alemania, que se inició con la caída del Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989 y que concluyó formalmente el 3 de octubre de 1990.
Como primera etapa de la reunificación, Kohl - siguiendo los principios de la Ostpolitik - realizó una visita de Estado al líder de la República Democrática Alemana Erich Honecker en 1987, primer encuentro entre jefes de Estado de las dos Alemanias después de la Segunda Guerra Mundial. Mientras el sistema comunista de Alemania del Este se deterioraba, Kohl convenció al Gobierno soviético para que aceptara la idea de una Alemania reunificada en el seno de la OTAN.

Helmut Kohl abogó por reforzar el débil aparato económico del este de Alemania introduciendo las reglas del mercado libre y en especial gracias a una fuerte aportación de capital y una gran cantidad de inversiones. A pesar de que en el momento de su derrota electoral parecía que su proyecto había fracasado (el este seguía estando muy atrasado respecto al oeste), la reunificación fue un paso necesario para la integración europea.

Hay una anécdota en la vida de Helmut Kohl que merece la pena recordar. En un pueblo de la baja Renania votaron 3.029 habitantes y el 100% de los votos fueron para Kohl… esto es imposible hay que hacer recuento  y les dijo el apoderado de los socialistas: No hace falta hacer recuento, Helmut hacía política de derechas que convencía a los socialistas. ¿Para qué cambiar?

Helmut Kohl no salió de su casa en su 85 cumpleaños, en abril de 2015. Ese día, Angela Merkel, en un mensaje de felicitación a través del diario 'Bild', la canciller alabó al patriarca de la CDU y lo calificó de "bendición para los alemanes". Una sorpresa mayúscula, pues hacía mucho tiempo que la relación entre los dos titanes distaba mucho de ser buena. Tras años de enfrentamiento, los dos parecían dispuestos a enterrar el hacha de guerra. Una reconciliación que sonaba a despedida, pues en ese año su estado se deterioró considerablemente, aunque una estancia en una clínica mejoró su salud por un tiempo. El ex canciller volvió a ver la muerte de cerca mucho tiempo después de su paso por el ejército alemán en la II Guerra Mundial. Las vivencias en el frente, al que fue enviado a los 15 años, y la pérdida del hermano en el campo de batalla lo marcaron de por vida. Canciller de 1982 a 1998, el político democristiano fue clave en la reunificación alemana de 1990 y en la configuración de la Unión Europea unida así como en la adopción del euro. Doctor en Historia, Kohl pulverizó varios récords políticos: fue quien más tiempo estuvo al frente del gobierno alemán y presidió durante 25 años, de 1973 a 1998, la Unión Demócrata Cristiana. Su fallecimiento se produce 19 años después de su paso a la retaguardia -tras su derrota ante el socialdemócrata Gerhard Schröder en 1998-, aunque desde su retiro siguió levantando la voz, mientras su estado de salud se lo permitió, cada vez que sintió peligrar sus grandes proyectos: la unidad alemana y la europea. La Unión Cristiano Demócrata (CDU) ha rendido homenaje en las redes sociales a su ex presidente y ha compartido una foto con el mensaje: "lloramos".
El gran mérito de Helmut Kohl fue saber leer a tiempo los signos de la Historia. Inmediatamente después de la caída del Muro de Berlín, nadie pensaba que aquel acontecimiento, histórico por sí mismo, fuese a tener como consecuencia la reunificación de las dos Alemanias, pero Kohl se lanzó al proyecto con voracidad y logró la reunificación en sólo 11 meses y a pesar de la oposición de pesos pesados de la política global del momento, como Margaret Thatcher o Mijail Gorbachov. Cuando todavía estaba en plenas facultades y le preguntaban por su sentido de la Historia, por el momento en que creyó realmente que la reunificación alemana era posible, Kohl solía citar a Otto von Bismarck: "Cuando el manto de Dios pasa por la historia, hay que saltar y agarrarse a él". Acto seguido aclaraba que "Para eso tienen que darse tres requisitos: en primer lugar, hay que tener la visión de que se trata del manto de Dios. En segundo lugar, debe sentirse el momento histórico; y en tercer lugar, hay que saltar y querer agarrarse a él. Para esto no sólo se requiere valor. Se trata más bien de valor e inteligencia. Porque en la política no se puede actuar como el general Zieten, que decidió batallas a favor de Federico el Grande de Prusia irrumpiendo desde el bosque y arrollando al enemigo en un ataque por sorpresa; eso no es ningún modelo para la política". Poco después de dejar el cargo, la reputación del ex canciller se vio dañada por un escándalo de financiación irregular en su partido, la CDU, dirigido en la actualidad por Angela Merkel. Fueron años muy negros, a lo que se sumó en 2001 la muerte de su esposa Hannelore, quien se suicidó en su casa, sola, mientras él preparaba en Berlín su defensa frente al escándalo financiero. Adiós a la "esencia de la misma Europa". Pero ninguna muestra de afecto llegada desde la política fue tan sentida como la de quien fue considerada durante años como "la niña de Kohl". Fue él quien le proporcionó una plataforma política de primer orden a una debutante proveniente de la Alemania comunista nombrándola ministra de Mujer y posteriormente de Medio Ambiente. Y fue ella quien, en calidad de secretaria general del partido, animó a la CDU a emanciparse del patriarca tras un escándalo de donaciones ilegales. Hablamos de Angela Merkel. "Fue la mayor obra de arte política. Así Kohl se convirtió en un golpe de suerte para nosotros, alemanes", expresó la canciller en una comparecencia desde la sede del partido que los unía, la Unión Cristianodemócrata. Y dijo: "Helmut Kohl también ha cambiado mi trayectoria política de forma decisiva. (...) Estoy personalmente agradecida por su existencia". La noticia del fallecimiento de su mentor la sorprendió durante una visita en Roma, donde esperaba ser recibida en audiencia privada por el papa Francisco. El ex canciller alemán Gerhard Schröder calificó a Kohl de "gran patriota" y de "gran europeo". "La reunificación de nuestro país y nuestro continente estará ligada en todo momento a su nombre", señaló a la asociación de periodistas Redaktionsnetzwerk Deutschland (RND). Tras este fallecimiento, Schröder es el único ex canciller de Alemania vivo. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker ha compartido una imagen con las banderas de Europa ondeando a media asta en la institución que preside en Bruselas. Y ha acompañado la imagen con un sentido tuit: "La muerte de Helmut me duele profundamente. Mi mentor, mi amigo, la esencia misma de Europa, lo echaremos mucho de menos".
El ex presidente estadounidense George H. W. Bush, que trabajó estrechamente con el ex canciller alemán durante su presidencia entre 1989 y 1993, en acontecimientos como la caída del Muro de Berlín o la reunificación de Alemania, destacó su odio a la guerra y aún más al totalitarismo. También lamentó su muerte el primer ministro israelí, Benjamin Netanjahu, quien calificó a Kohl como "uno de los mayores amigos del Estado de Israel". "Su simpatía por Israel y el sionismo quedó de manifiesto en muchas reuniones, así como en una actitud decidida a favor de Israel que siempre mostró tanto en Europa como en foros internacionales", dijo, citado por su oficina. El presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, ha compartido su pésame minutos después de conocerse la noticia del fallecimiento.
El socialdemócrata, ex presidente del Parlamento Europeo y actual candidato a la cancillería alemana Martin Schulz ha dicho que: "la visión de Kohl de una Alemania europea, que este gran hombre de Estado materializó con la reunificación y el Tratado de Maastricht, es un legado para la nación alemana y para toda Europa".
El presidente galo Emmanuel Macron lo ha definido como: "Artesano de la Alemania unida y de la amistad franco-germana. Con la muerte de Helmut Kohl perdemos un gran europeo".

"Un verdadero europeo se nos ha ido hoy. Echaremos de menos a Helmut Kohl. Mis condolencias a su familia y amigos", ha publicado el primer ministro belga Charles Michel.
Publicar un comentario