Sigue el blog por EMAIL. Seguir por EMAIL

martes, 26 de noviembre de 2013

Fascismo en do mayor



Ser director de un periódico requiere tal dedicación con riguroso control de todas y cada una de las noticias que se van a publicar en su medio que ese exceso de celo profesional se adueña hasta extremos abusivos de  su existencia. Su persona es el medio y el medio la noticia.
Evidentemente, siempre hay excepciones, no para que confirmen las reglas, si para avalar las mentiras del político que les da de comer. Eso no es periodismo, eso no es profesionalidad y a eso  se le llama juntador de letras en su medio y embaucador en el ajeno. Me refiero a Francisco Marhuenda, director de la Razón.
No salgo de mi asombro cuando cada vez que enciendo la televisión está este cadáver mediático como tertuliano invitado o como impostor de la actualidad.  No soy tan necio como para negar el don de la ubicuidad que, en este caso, le convierte en el dueño del medio. Cierto y verdad que son medios que 5ª categoría, donde el criterio es un guión y hasta rebuznar se admite.
Por tanto saco conclusiones propias y este surreal analista de la realidad puede hacer pensar a cualquier espectador mínimamente racional que lo que dice no va en serio, que obedece a un guión voluntariamente esperpéntico, a una farsa con pretensiones cómicas, al disparate como supremo género humorístico, le ofrece un espectáculo jugoso y amortizable a las televisiones (la barbarie militante puede tener poder adictivo para el alucinado espectador) y que necesitaban desesperadamente encontrar un sustituto a la altura discursiva de “aquellos” inolvidables profesionales, algo tan grotesco y viscoso que posea capacidad para alterar el sistema nervioso de cualquier receptor con dos dedos de frente. Aunque tampoco imagino que abunde excesivamente el intelecto entre los enganchados a los infinitos y clónicos debates televisivos dedicados a la innegociable misión de arreglar España. La verdad es que donde todo vale, no vale nada.
Hace poco en un programa de tertulianos ponen una imágenes de las masacres que perpetra el ejército egipcio con esos Hermanos Musulmanes que ganaron democráticamente las elecciones y a los que además de balearlos, los van a ilegalizar. El templado Marhuenda afirma vehementemente: “El ejército egipcio es muchísimo más democrático que Mursi y sus seguidores”.  ¡Manda cojones¡ Fascismo en DO mayor y cinismo en MI sostenido.

Publicar un comentario